El Quidús y la elaboración del vino Caser

Bendición del vino: ‘Bendito seas Señor, Dios nuestro, rey del mundo, que creaste el fruto de la vid’.

por Casimiro Somalo

EL QUIDÚS

La Ley judía ordena recordar el día del Shabat, el sábado, para santificarlo, absteniéndose de realizar cualquier labor. Para los judíos observantes, el Shabat conlleva una serie de ritos que comienzan con el encendido de las velas (dos o más) en hermosos candelabros antes de la puesta del sol del viernes. El candelabro se coloca sobre la mesa del Shabat en la que se reunirán todos los comensales de la familia. La comida es precedida por la santificación del vino, ceremonial conocido como Quidús, en la que se emplean las llamadas ‘copas del Quidús’, que generalmente, son de oro y plata y proceden de regalos o herencias de padres a hijos…

‘Bendito eres Tú, Señor, nuestro Dios, Rey del mundo, que nos has santificado con tus preceptos y nos has agraciado, y Tu Shabat santo con amor y agrado nos has impartido, como recomendación de la obra de la creación. Pues él es el primero de los días de convocación santa en recuerdo del Éxodo de Egipto. Pues a nosotros nos has elegido, y a nosotros nos has santificado entre todos los pueblos. Y Tú Shabat santo con amor y agrado nos has impartido. Bendito eres Tú, Señor, que santificas el Shabat’.

post4La libación del vino ya formaba parte de los rituales de sacrificio en el Templo de Jerusalén El vino es un símbolo de alegría y de celebración en el día más importante de la semana y en otras festividades y o ceremonias de la vida como la del matrimonio (‘El mosto alegra a Dios y a los hombres’. El Shabat finaliza con un ritual muy parecido, con la llamada copa de Havdalá

El Qiddugin es la ceremonia que consagra la unión de una pareja judía. El día de la ceremonia, el rabino oficiante recitaba siete bendiciones a los novios con una copa de vino en la mano de la que beben después el novio y la novia. El rabino continúa la ceremonia recitando las siete bendiciones (Shemaa Bejarot) con otra copa de vino en la mano. Tampoco podía faltar el vino en la comida de consolación que ofrecían los familiares del difunto a su regreso del cementerio ni en la ceremonia de la circuncisión.

Durante las fiestas hebreas como el Séder de Pésaj, la Pasuca judía que recuerda la vuelta de Egipto, se toman cuatro copas de vino (una de santificación o consagración, una de alabanza y acción de gracias, una de redención y una última de cumplimiento-) y en la fiesta del Purim, similares a las del carnaval cristiano, los judíos además de disfrazarse podían beber vino y lo hacían como en ninguna otra fecha…

ELABORACIÓN DEL VINO CASER

El concepto del vino que se elaboró entonces no tenía nada que ver con los parámetros organolépticos actualmente conocidos. Es más, hasta bien entrado el siglo XIX, los vinos blancos fueron más numerosos y más caros que los tintos…

El proceso de elaboración del vino khoser es similar al de cualquier otro vino. La diferencia básica y primordial es que debe ser realizado por judíos y contar con la presencia de un rabino. Estos controlan todo el proceso de producción hasta el embotellado. El proceso es rigurosísimo. Limpieza extrema de las instalaciones, recogida de la uva; proceso de fermentación y sellado de los depósitos; observancia estricta del Shabat con la paralización de toda intervención humana y la única actuación de los mecanismos automáticos. Igualmente todos los productos que suelen emplearse en la elaboración del vino como levaduras, enzimas o ácido tartárico tienen que contar con la certificación ‘khoser’